En este enlace, encontrarás el objeto de esta página web, pulsa aqui

jueves, 15 de noviembre de 2007

CAMELOT WARRIORS



Pongamonos en situación, como caballero de la mesa redonda, tenemos una misión que nos ha encargado el rey Arturo, por todo el reino de Camelot, han ido apareciendo unos objetos, que los sabios del lugar no han conseguido dilucidar de que se trata, pero consultando a los oráculos, se ha podido constatar que se tratan de objetos de tiempo futuro y a los cuales les han dado un nombre a saber: La luz que no quema, el espejo de la sabiduria, el elixir de la vida y la voz de otro mundo. Aparte de que han aparecido esos objetos en diferentes localizaciones del reino (algunas con personajes que las regentan con muy mala uva), es conocido que en esas regiones los duendes, trasgos y demás chusma mágica campan a sus anchas, dificultándonos más la tarea.

Este mago nos dará el pase a la siguiente fase, siempre que le entreguemos algo a cambio.

Por fortuna contamos con nuestro inseparable mandoble a dos manos, que nos facultará para dar un golpe de espada, seguido con otro de vuelta, o dar un solo golpe y retener el segundo a una ocasión más propicia, eso si, mientras mantenemos el golpe, no podremos movernos, ni agacharnos ni saltar. Con respecto al salto, este es bastante largo , sin embargo no podemos controlarlo, es decir, saltamos y hasta que no aterrice el personaje, no tenemos control alguno sobre él, así que hay que calcular muy bien estos. La maniobra de agacharnos es si cabe más compleja, porque al mantener la tecla de agacharnos pulsada, no se queda de continuo el personaje agachado, sino que se levanta a pequeños intervalos, lo que hace muy incómoda la maniobra de esquivar agresiones aéreas. No todos los enemigos son destruibles, por desgracia muchos son invulnerables a nuestra espada, asi que no nos quedará más remedio que esquivarlos. Por fortuna contamos con una buena carga de vidas (9) para pasar las cuatro pantallas de las que dispone el juego. Estas fases son las siguientes:

- Bosque: Aquí comenzamos nuestra aventura, y debemos ser rápidos, pues nada más comenzar nos ataca una especie de pez con alas que se lanza sonriente a quitarnos de enmedio. En la parte superior de la pantalla vemos el objeto a recoger (la luz que no quema, o sea una bombilla). Tras pasar unas pocas pantallas fijas, llegamos a una zona con scroll, donde el mayor peligro son unos duendecillos de colores, que no nos serán dificiles de esquivar con nuestro gran salto. Esquivando unas avispas y otra zona de scroll, cogemos la bombilla y volvemos hasta encontrar una grieta por la que pasar a la galeria inferior , cuando encontremos al mago, este nos convertirá en sapo para poder pasar a la siguiente fase.

-Lago: Como sapo, iremos esquivando los peligros acuáticos (porque no tenemos medios de ataque) que nos rodean en esta pantalla, para recoger el siguiente objeto (el espejo de la sabiduria, una tele) y dársela al rey Neptuno que por lo visto la necesita para ver los programas de la época, bromas aparte, volvemos a nuestra forma humana y a la siguiente pantalla.

-Cuevas: Enormes (pero enormes) arañas nos esperan en las lúgubres cuevas, donde tenemos que recoger el elixir de la vida (un refresco de cola) y entregarselo en bandeja de plata al dragón (por cierto en los años 80, el spot de la TV de "Coca-Cola" era "sensación de vivir". ¿Se habran basado los programadores en aquello, habida cuenta de que el videojuego es de los años 80?, es una pregunta retórica, claro está) que nos permitirá la entrada al castillo del rey Arturo.

El castillo del rey Arturo también está invadido de enemigos

-Castillo: La parte final de nuestra aventura, discurre en el propio castillo del rey, que ha sido tomado por fauna de todo tipo que intentan que no le entreguemos a nuestro señor todos los objetos antes recogidos, mas el que se materializó en el mismo castillo, la voz de otro mundo (un teléfono), si logramos recogerlo y encontramos al rey, nuestra misión habrá concluido. Por cierto muy atentos al final que resulta ser de lo más curioso.

GRAFICOS

Bastante buenos y detallados, en especial el sprite del protagonista y algunos personajes principales, el dragón , Neptuno, el mago, etc. Los escenarios y los personajes son muy coloridos, salvo el fondo negro. El movimiento es suave y preciso y la animación proporcionada. El scroll de algunas pantallas , quizás es un poco raro por cuanto que siempre permanecemos enmedio de la pantalla y dá la sensación de que la que se mueve es esta y no nosotros.

SONIDO

En cuanto a música es malo, solo hay una pequeña melodia en la pantalla de créditos, no muy buena por cierto, y lo demás es silencio. Los sonidos Fx son buenos, los pasos de nuestro protagonista, el sonido del mandoble cortando el aire, y algunos otros realizados por el hechicero, el dragón y Neptuno, dan más vida al programa que si fuesen los típicos pitidos que se realizaban hasta esa época.

DIFICULTAD

El que solo sean 4 fases, la gran cantidad de vidas disponibles y , en general , que no hay muchos enemigos por el mapeado, lo convierte en un juego no demasiado dificil. Eso no quiere decir que sea fácil, pero con práctica y horas, no habría mucha dificultad en pasarlo.

EN RESUMEN

Este programa, me venía de regalo con el ordenador en un pack de juegos que lo acompañaba, y aunque al comienzo no le dí mucha importancia (no se podía manejar con joystick, solo teclado), terminó enganchándome, hasta que comencé a avanzar y avanzar y pasármelo me tuvo pegado a la pantalla. Un buén programa, que sin ser excepcional , consigue atrapar con unos buenos gráficos, una jugabilidad ponderada y una historia con un final impredecible.