En este enlace, encontrarás el objeto de esta página web, pulsa aqui

miércoles, 21 de noviembre de 2007

Modelos de Spectrum disponibles en España


Cuando apareció el ZX80, un microordenador muy sencillo que casi más se asemejaba a una especie de calculadora con procesador de textos, Sinclair no pensaba que iba a ser la piedra filosofal de una nueva serie de ordenadores basados en la CPU Zilog Z80 de unos pocos Mhz (creo que eran 3,5). A poco tiempo salió su sucesor el ZX81, algo mejorado y con una membrana de teclado más amigable para el usuario final.





Estos son los ascendientes del Spectrum, el ZX80 y el ZX81


Lo más interesante de estas máquinas, eran lo reducido de su precio en comparación con otros sistemas, debido en parte a la posibilidad de conectarlo a una TV, en vez de a un monitor, y la gran proliferación de software y hardware que aparecieron como setas, debido en parte lo primero a la incorporación de un interprete de BASIC integrado que permitía realizar a los usuarios sus primeros pinitos en la programación sin gastar más dinero en herramientas especializadas, y guardarlos mediante una grabadora de cassette en cintas de audio. No hace falta decir que se convirtieron rápidamente en éxitos de ventas rotundos, y que sirvieron para informatizar muchos establecimientos y colégios en la Gran Bretaña, pero aquí en España pasaron casi de puntillas, aunque alguno se vendió, sin embargo lo mejor estaba por llegar.



El amigo ZX Spectrum


Animado por el éxito de sus simples predecesores, Sinclair research, la compañia que diseñó y comercializó esos ordenadores, decidió crear un ordenador mucho más potente que los anteriores y que además incluyeran una paleta de colores (de ahí lo de Spectrum y el arcoiris), había nacido el ZX Spectrum. Hubo 2 versiones de este equipo, externamente iguales, la de 16 KB de RAM y la de 48 KB, esta última fué la más vendida, aunque la de 16 KB tuvo su venta también , además para que no se quedase desfasado al poco tiempo, se comercializó una ampliación de 32 KB de RAM para igualarlo a su hermano mayor, aunque este invento provocaba muchos cuelgues en el sistema. Decenas de compañias aparecieron de la nada y se pusieron a generar cientos de juegos, casi de la noche a la mañana, como le sucedió a sus antecesores, el Spectrum tenía la posibilidad de generar programas con su intérprete de BASIC integrado y salvarlos en cintas con un magnetofón, además permitía un modo de pantalla de gráficos y texto , con diversos modos de pantalla y colores, lo cual resultaba un salto gigantesco respecto a los anteriores, que solo podían mostrar textos en blanco y negro. Una de las cosas más demandadas por los usuarios de este ordenador, era la inclusión de un botón de RESET, que no venía de serie, aunque podías fabricarte uno artesanalmente si te atrevias a abrir el equipo, con ayuda de las muchas publicaciones que fueron surgiendo. Nos vamos a detener un momento para dejar constancia de la revista "Microhobby", cuna de programadores y mánitas electrónicos, que apareció en 1984, y cuya evolución fué paralela a la de nuestro querido ordenador, y su declive y desaparición fué en consonancia con la de la época de los 8 bits. Las quejas del Spectrum, eran fundamentalmente por el teclado, que era de goma con un tacto terriblemente malo, y la necesidad de usar un magnetofón que se tenía que regular mediante el control de volumen, para que el ordenador reconociese los datos grabados en él. Sacaron diversos artilugios como grabadoras de cinta especiales y teclados que se superponían al original para intentar subsanar esos defectos, pero no tuvieron éxito. Una característica que tendrían los Spectrum a partir de ese modelo es la posibilidad de escribir una orden con solo pulsar una tecla, ideal para programas largos, pero quizás algo engorroso para usuarios nóveles o programas cortos. Tuvo muchos periféricos, como el ZX Interface I, la ZX Printer, etc.

En 1985, Sinclair pensó que el mercado estaba maduro para su siguiente evolución del Spectrum y apareció el Spectrum+

Ya parece un ordenador más decente, ¿no?
El Spectrum+ tenía varias caracteristicas que mejoraban a los anteriores y que además mantenían la retrocompatibilidad, para empezar , se instaló un RESET, el teclado fué mejorado con teclas de plastico duro , como los de la actualidad, también fué redistribuido asemejándose más a los teclados QWERTY standards, incluía más memoria, concretamente 128 KB (aunque hubo modelos de 64 KB), y disponía de un chip de sonido específico, que mejoraba el buzzer del anterior modelo,tenía posibilidades de ampliación como los anteriores, aunque seguía necesitando una grabadora de cintas externa.

Una máquina que nació demasiado pronto

Y llegó el QL, está máquina cuyas siglas en inglés significan "Salto cuántico", realmente hacía honor a su nombre, era muy superior a los Spectrum lanzados hasta esa fecha, disponía de 128 KB de RAM ampliables, un procesador Motorola muy superior a los Z80 y 2 unidades de Microdrive integradas (eran una mezcla entre un disquete y una cinta, poco fiables y dados a fallos), disponía de un sistema operátivo con multitarea y todo y una suite ofimática bastante buena con la que empezar a trabajar. El problema fué que no se realizaron programas ni juegos para él, debido en gran parte a la poca rentabilidad que les traia a las empresas renovar o ampliar todas sus herramientas de programación para un équipo que en el mejor de los casos resultaba una incógnita de acogida por parte del usuario final. Este último , prefirió mantener su Spectrum a cambiar por mucho más dinero a un ordenador que no tenía programas, así pués , fué la pescadilla que se mordió la cola. Tras un tiempo a la venta y sin unas cifras nada alentadoras, Sinclair dejó de producirlo (ya bajo la batuta de Amstrad) y fué una pena, porque el tiempo demostró que se trataba de una máquina excepcional para aquella época que si se hubiese aprovechado, igual hubiese cambiado el devenir informático y ahora escribiesemos estos textos en sucesores del QL original.

Aunque el fracaso del QL fué parcialmente paliado con las excelente ventas del Spectrum+, las pérdidas obligaron a la venta de la marca Sinclair y Spectrum y todos sus derechos a Amstrad, su principal competidora hasta entonces. Bajo las manos de esta compañia, se generaron 3 modelos de Spectrum más.

Amstrad hizo similares exteriormente a los Spectrum a su linea CPC

El Spectrum +2 (el de la foto superior) fué un modelo con parte de la ROM del Spectrum+, modificada convenientemente, una unidad de cassette incorporada (muy incompatible con muchos juegos) y un teclado mucho más profesional. Como dió muchos fallos de compatibilidad, se sacó su revisión +2A , que básicamente es un +3 con unidad de cinta en lugar de disco, tanto este como el +3 fueron muy mejorados respecto al +2. Todos disponian de 128 KB de RAM, botón de RESET, puertos de expansión (incompatibles con anteriores modelos), y el +3 una unidad de disco de 3" (formato que usaba Amstrad entonces).

El +2A solucionó casi todos los bugs del +2

El +3, el equipo que todo spectrumero quiso tener

Tras estos modelos, no sucedió nada más hasta la caida de los sistemas de 8 bits en 1992, caida por cierto que sucedió en vertical, en apenas unos meses y anticipada en Enero de ese año con la desaparición de Microhobby, una pena, ya que las compañias españolas de la época dorada de la programación en España (1984-1991), no pudieron resistir el paso a los 16 bits y salvo Dinamic, todas las demás cerraron.

Como nota final, el equipo que aún mantiene el que suscribe este artículo en perfecto estado de uso es el Spectrum +2A de 1988.