En este enlace, encontrarás el objeto de esta página web, pulsa aqui

viernes, 23 de noviembre de 2007

NUCLEAR BOWLS






En 1986, una empresa que empezaba a dar sus primeros pasos, lanzó un título, que desgraciadamente coincidió en el tiempo con la catastrofe de Chernobyl, ¿casualidad?, ¿no casualidad?, ahí queda eso, pero polémicas aparte, lo cierto es que se trató de un maravilloso juego, en el que los gráficos y la adicción estaban casi a la par de elevados.
En Nuclear Bowls, tomamos el papel de Bowls, un técnico de seguridad de una central nuclear (algo así como Homer Simpson pero en serio), que ha sido sorprendido por un escape radioactivo del reactor, que a él no le afectó por llevar puesto el traje antirradiación, pero que a los pobres empleados de la misma, les fué sorprendiendo sin tener ninguna posibilidad de defensa, transformándose en mutantes furiosos sedientos de sangre. La única posibilidad de salir con bien de ese infierno e impedir que la cosa se descontrole y que la radiación salga al mundo exterior (con las consecuencias que ello tendría), es la de armarse de valor, y atravesar todas las galerias y habitaciones de la central, hasta llegar al mismísimo reactor para reparar la fuga y devolver todo a la normalidad.

Vaya con la energía del futuro, menudo día me ha dado


Una vez, puestos en marcha, sorprende del juego los bonitos y coloristas gráficos que se gasta, sin embargo , el manejo de nuestro protagonista, puede que necesite algo de tiempo para acostumbrarse, sobre todo en el salto, porque tiene algo de inercia y si no se controla, hará que el personaje se pase de largo un salto con (normalmente) nefastas consecuencias. Disponemos de un tiempo limitado para completar la misión que a grosso modo es recoger piezas y herramientas desperdigadas por la central y llevarlas a la habitación del reactor para repararlo, sin embargo y aunque se han mencionado los enemigos, tenemos más obstáculos aún, la maquinaria que se ha quedado funcionando (sobre todo gruas de demolición), robots que han entrado en estado asesino, y la extraña zona de carga, a la que no aconsejo entrar pues se entra en una especie de bucle de pantallas iguales, de las que (aparentemente) no se puede salir. Contamos con , aparte de nuestro impreciso salto, una pistola que dispara proyectiles de agua pesada, eso sí , con muy poquita munición, así que es necesario esquivar y esquivar enemigos y solo usarla cuando sea estrictamente obligatorio.

Los gráficos son muy grandes y detallados.

Los objetos a recoger, se ven claramente en la pantalla que estás visitando porque son muy visibles y grandes, algunos hay que usarlos en zonas intermedias para llegar a otros y así sucesivamente, tal y como pasaba, por ejemplo, en el juego de "Abu Simbel", de hecho , la filosofía de este, es muy muy parecida al anterior comentado, solo que aquí los gráficos son mejores y la dificultad algo más baja (pero aún así es dificillo). Los efectos de los disparos impactando y matando a los enemigos son buenos, desintegrándolos progresivamente, así como la animación que sucede cuando acaban con nosotros, convirtiendonos en un montón de polvo radioactivo. Los efectos de colisiones, son muy estrictos, y podemos creer que un enemigo no nos vá a tocar, y de golpe y porrazo, nos convierte en antimateria, asi que mucho ojo con este punto, ya que no solo se trata de controlar que nuestro sprite no toque a un enemigo, el área de influencia de ambos alrededor del mismo, es primordial también para evitar que nos quiten una de nuestras preciosas vidas. Si logramos reunir todos los items y alcanzar el reactor, podremos cantar victoria, pues habremos arreglado ese tremendo desaguisado, si por contra, perdemos todas nuestras vidas, una calavera nos lo reprochará, a la vez que nos informará que la radiación acabó con nosotros. No quiero acabar este análisis, sin comentar el preciosista menú de carga con unas magníficas animaciones de camiones que en su remolque llevan escritos los créditos del programa.

GRAFICOS

Excelentes, son grandes, coloristas, detallados y con muchos objetos entre enemigos y escenario presentes para interactuar. El fondo es negro, como suele suceder en casos así, pero no sufre de colisiones de colores ni de ralentizaciones, a pesar de que en algunas pantallas, hay movimientos de maquinaria gigantes.

SONIDO

Con respecto a la música, suspenso total, no hay ninguna melodía a la que poder agarrarse, ni siquiera en el menú del programa, otro punto y aparte merecen los FX que son de gran factura, y variados, el salto, los pasos de nuestro protagonista, los ruidos de los enemigos al morir, el propio ruido de nosotros desintegrándonos si nos alcanzan, camiones, etc.

DIFICULTAD

A pesar de ser menos dificil que el juego de Dinamic antes comentado, y de disponer de unas pocas cargas de munición para defendernos en casos extremos, el juego es muy dificil, las pinceladas de videoaventura que incluye , si cabe, le dá más dificultad, ya que tenemos que ir usando los objetos en diferentes ubicaciones, lo que implica, pasar varias veces por la misma, y como los enemigos , se regeneran al volver a la habitación si habias acabado con alguno, pues la dificultad sube enteros. Como apunte negativo para la dificultad, el movimiento del personaje y su dichosa inercia, además de su mala detección de colisiones , lo hacen un juego dificil de completar. Sin embargo su jugabilidad y adicción son grandes, pues la temática y los gráficos se prestan a ello.

EN RESUMEN

Debo reconocer que este juego desde que lo probé en casa de mi primo (él lo tenía pirata), me enganchó desde el principio, así que me puse, manos a la obra el buscarlo, me costó , pero al final lo encontré en uno de esos puestos de kiosko, que ofrecian juegos (originales) por 395 ptas. Estuve una temporada enganchadísimo a él, su adicción era extrema, si lo hubiese programado una empresa grande y hubiese pulido alguno de sus pocos defectos (sobre todo la inercia), estariamos ante un superéxito que hubiese superado fronteras. Aún así , se trató de un juego inolvidable.