En este enlace, encontrarás el objeto de esta página web, pulsa aqui

lunes, 10 de diciembre de 2007

DONKEY KONG





Sin salir de los reviews de conversiones de máquinas recreativas a nuestro queridísimo Spectrum, he aquí a uno de los juegos que hicieron mella en los salones recreativos, Donkey Kong.
Porque Donkey Kong, no se trata solamente del juego en sí, que fué bastante bueno, además dió el pistoletazo de salida para personajes de la talla de Mario (sí, el de Super Mario Bros) y Kong (Donkey Kong country). Como se puede suponer, los creadores hicieron una paradia de la película King Kong y la plasmaron en un videojuego.
La historia es simple, simplísima, Kong el gorila, ha raptado a nuestra novia y se la ha llevado a todo lo alto de un edificio en construcción, tomando el papel de Mario, nuestra misión es simple, salvar a nuestra amada y derrotar al malvado gorila (aunque posteriormente se haría bueno).

Hay que ver lo que dan de sí 4 toneles en el decorado

Si la historia es simple, no menos es el juego, pero precisamente en esa sencillez, radica su fuerza, porque en las 4 misiones o fases que tenemos que superar hasta lograr el final feliz, el procedimiento es el mismo, Kong está en la parte superior de la pantalla, y o bien, lanzándonos barriles o diversos objetos, o bien con multitud de obstáculos entre él y nosotros, debemos de subir hasta hacerlo huir a la siguiente pantalla, hablemos un poco de las fases del juego.

  1. Fase 1: En el inicio del juego, vemos como Kong, sube las escaleras del edificio, a la vez que las va destruyendo, y para colmo, con una serie de saltos intencionados, daña las estructuras metálicas del mismo, para dificultar aún más la tarea de nuestro héroe. Mario debe ir subiendo cada tarima, esquivando los barriles que nos lanza el gorila, y no pudiéndose dormir en los laureles, ya que el primer barril que nos lanza el simio, contenía combustible y se va a derramar en la parte inferior, provocando que salga alguna llama que nos persiga. Como decíamos hay que esquivar los barriles, que no solo caen por los extremos de la plataforma, también pueden caer por los huecos de las escaleras, dando un aire de impredecibilidad a esta pantalla, que es lo que más dificultad le otorga. Para defendernos, hay dispuestos unos martillos, cuya duración es limitada y permite que Mario de manera automática pegue martillazos que destruyan los barriles o las llamas que nos persigan, pero , mucho cuidado, se puede errar el tiro y que el barril no sea destruido por nuestro martillo, con el martillo no podemos subir escaleras. Si eliminamos una llama, a poco, volverá a salir otra de la parte inferior.Si logramos llegar a la parte superior, el primate cogerá a nuestra novia y se irá a otro piso superior del edificio.
  2. Fase 2: En este piso, hay varios problemas, como una cinta transportadora que nos arrastra, y que también trae obstáculos sobre ella, algún enemigo que nos persigue y por supuesto a nuestro querido Kong en la parte superior, por lo general no es una fase muy dificil, otra vez, llegando arriba, el gorila escapará a otro nivel superior.
  3. Fase 3: Esta pantalla es más compleja, para empezar hay una especie de muelle, que salta siempre de la misma forma, luego es necesario saber donde realiza el bote, para más adelante situarnos para esquivarlo. Por otro lado, tenemos que realizar saltos de una plataforma a otra, que para más inri, se mueven de arriba hacia abajo y otra situada más a la derecha, en sentido contrario, los saltos a una determinada altura, provocarían la pérdida de una vida, y el no saltar, hará que nos arrastre la plataforma móvil y perdamos otra vida, encima en la plataforma intermedia (que es fija), tenemos una llama que nos perseguirá e incordiará para que no podamos relajarnos. Una vez superados estos obstáculos, saltaremos de plataforma en plataforma, esquivando el muelle que cae hasta llegar al andamio más alto, aquí si nos hemos fijado en la rutina de botes del muelle, tenemos que colocarnos en una posición que nos permita esquivarlo y correr a la escalera de nuestra novia. Por desgracia, el mono volverá a irse otro nivel más alto.

La fase 3, es la más compleja del juego

4. Fase 4: Por fín el cerco se cierra y Kong no tiene más escapatoria, así que ha llegado el momento de derrotarle, la pantalla se divide en varios andamios, sujetos por unos pernos y protegidos por unas cuantas llamas, nuestra misión es sencilla, eliminar los pernos para que se suelten los andamios y Kong se dé en la cocorota, realizarlo no es muy dificil, así que trás esto nos reuniremos con nuestra novia y se acabó el juego. ¿Se acabó?, bueno realmente sí, pero no. Porque tendremos que pasarnos una y otra vez las pantallas, variando elementos como la disposición de los enemigos, el número de estos o la forma en que se mueven.

Hay algunos objetos como paragüas y una especie de regaderas, que aparecen en algunos escenarios y que al recogerlos nos dán puntos, también recibimos puntos por saltar enemigos o destruirlos.

GRAFICOS

Los gráficos no son del todo malos, si bien les falta bastante definición, en especial a Kong y Mario que son de 1 solo color, los escenarios no están mal copiados de la recreativa y no tiene ralentizaciones, el movimiento es bueno.

SONIDO

El sonido es excelente, debido a que recoge las melodias de la máquina de salón y las reproduce con una calidad exquisita en un Spectrum de 48 KB, los Fx son también muy buenos y se reconocen enseguida por todo aquel que ha disfrutado de la recreativa.

DIFICULTAD

Muy fácil, pasarte las 4 pantallas no te costará mucho, las más dificiles, la 1º y la 3º, pero en especial esta última, aunque eso sí, tampoco es para enloquecer con los obstáculos de ella. Disponemos de 3 vidas para completar el juego, que, a priori podrían parecer pocas, pero son más que suficientes para superarlo.

EN RESUMEN

Una muy buena conversión, que gráficamente es normalita, pero que auna todas las demás caracteristicas de la máquina. Adictivo, jugable (aunque es un poco fácil) y con el añadido de poder rejugar varias veces las mismas pantallas con disposiciones de enemigos y obstáculos diferentes, tal y como pasaba en las máquinitas LCD.