En este enlace, encontrarás el objeto de esta página web, pulsa aqui

jueves, 17 de enero de 2008

JET SET WILLY





En 1985, un par de años después de que el minero Willy, lograra escapar de la mina maldita, volvimos a tener noticias de él, gracias a la continuación del juego, con muy pocas diferencias gráficas, pero con un gusto, quizás más dulce, por las pequeñas y acertadas modificaciones que se realizaron sobre "Manic Miner".

La historia es la que sigue, trás escapar de la mina maldita, el minero Willy, salvó algo más que su vida, ya que, escapó con una fortuna en metales preciosos, que le permitieron dejar de trabajar en el peligroso oficio de minero , y dedicarse a vivir en la opulencia como nuevo rico que era. Así que dicho y hecho, compró una enorme mansión, la llenó de objetos extraños y pintorescos, e invitó a sus mejores amigos a una opípara cena y monumental fiesta de inauguración de su palacio. El problema vino al finalizar el algarabío, cuando todos los invitados se hubieron marchado, Willy se dirigió a su alcoba para dormir el sueño de los justos, pero la gruñona ama de llaves no se lo permitió, alegando que sus amigotes y él mismo, habían puesto la casa "patas arriba", obligándole a recoger todos los trastos y objetos que se habían desperdigado por todo el recinto, y amenazándole con no poder dormir hasta que lo consiguiese.

Esa es la historia, un poco rara si que és, ya que bastaría con contratar a otra ama de llaves, o simplemente irse a dormir a un hotel, pero el caso es que no habría juego con esas circunstancias, y que juego. Para empezar los gráficos son practicamente los mismos que usaron en su precuela, o sea, en "Manic Miner", muy pocas mejoras, quizás el único cambio aparente sea, que nuestro personaje lleva sombrero de copa, en lugar de la gorra de la mina que portaba en la primera parte.



Gráficamente ha variado muy poco

El objetivo del juego, ha variado poco también, en esta ocasión , debemos conseguir una serie de objetos para completar un objetivo, al igual que en la mina, solo que a diferencia de aquella, no tenemos pantallas estáticas para ir superando, ahora podemos pasar de una a otra, mediante puertas, pasajes y entradas, además cada una de estas pantallas usa elementos que no se utilizaban antes, como escaleras, además de estar mucho más detalladas con mucho mobiliario y enemigos. En la anterior misión, el oxígeno se nos acababa y, por lo tanto, debíamos completar cada fase en un tiempo para evitar perder una vida, aquí, no existe la limitación del oxígeno , pero sí la del tiempo, ya que este avanza inexorablemente hacia el amanecer, teniendo que estar acostados (o sea, completar la misión) antes de que este se produzca, en cuyo caso, perderemos la partida.


Aquí comienza todo

Como en el anterior juego, disponemos de un salto bastante grande, pero dificil de controlar, realmente solo podemos mover a derecha e izquierda a nuestro personaje y saltar, bién en el mismo lugar, o bién hacia algún lado, una vez iniciado el salto lateral, no podemos controlar su longitud, siendo esta predeterminada en el mismo. Encontraremos muchísimos enemigos y obstáculos, desde ratones, pájaros y robots, a chips informáticos, serruchos y por supuesto, nuestra "querida" ama de llaves, que nos esperará en la puerta del dormitorio, e indicándonos que hay que seguir buscando objetos, si pretendemos pasar al mismo, si intentamos arrollarla, nos quitará una vida, así mismo, caidas desde alturas grandes, harán que perdamos otra valiosa vida.

La variedad de escenarios es enorme, así, tendremos pantallas muy bien decoradas, que representan la casa, zonas de pesadilla, situadas en los subterráneos de la misma, e incluso una estación espacial con su nave y todo. Cada una de estas pantallas tiene su nombre propio. Más de 100 pantallas nos esperan , repletas de enemigos, para recoger otros tantos objetos desperdigados por todo el mapeado, por cierto muchas fases no tienen objetos, pero son imprescindibles superarlas para llegar a otras que si los alberguen, en algunas habrán más enemigos, en otras menos, incluso puede haber alguna vacía de ellos (las menos). La pantalla de inicio es bastante simple, y al morir, veremos la misma animación que en "Manic Miner" pero con el sprite de nuestro personaje actualizado.

GRAFICOS

A pesar de tener su diseño 2 años respecto al original, mantienen toda su frescura y atractivo, para el año en que se lanzó (1985), lo que nos permite comprobar, la gran calidad gráfica y lo avanzado en este apartado que fué su antecesor. El sistema de fases de este programa, a mi juicio, resulta más interesante que el anterior, ya que nos permitirá deambular por todo el mapeado , haciendo lo que nos plazca, a pesar de limitaciones como el tiempo. En algún pequeño punto tiene ralentizaciones, y no hay efectos de colisión de colores.

SONIDO

Exactamente igual que el anterior, no han introducido ningún efecto nuevo, solamente , la música de la cinta, ha cambiado, por la conocida melodía que suena así como "Si yo fuera rico..." realizada con la chicharra del Spectrum. Técnicamente esta bien a pesar del chicharreo, aunque al poco rato cansa bastante. Sonidos Fx tenemos los del salto, y al perder una vida. La pantalla de presentación ha perdido bastante respecto a "Manic Miner" con su sensacional piano tocando a ritmo de la canción.

DIFICULTAD

Imposible, o casi. Se trata de un juego 99,99999% dificil, a pesar de tener muchas vidas, la gran cantidad de objetos a recoger , y de pantallas a visitar, así como la enorme dificultad de alguna de ellas, nos impedirán completar la misión con un porcentaje de probabilidad mucho más alto que el anterior.

EN RESUMEN

Se trató de una brillante continuación de "Manic Miner", que incluso no aportando nada técnicamente, volvió a convertirse en un superéxito. La fórmula que inauguró el minero Willy, seguía con millones de devotos seguidores. Aunque se agotó con este título, ya que no volvió a saberse más de nuestro querido Willy (o si se creó otra continuación, no tuvo éxito).