En este enlace, encontrarás el objeto de esta página web, pulsa aqui

miércoles, 13 de febrero de 2008

Kick Off







En 1989, otra pequeña empresa de programación, Anco, nos demostró como era posible romper con todo lo que existía hasta ese momento en juegos de fútbol, abriéndonos hacia unas perspectivas extraordinariamente realisticas para dicho tipo de programas. Apareció Kick Off, un nuevo juego de fúbol, que fué capaz de crear un nuevo método de juego, mucho más adictivo (en función del tipo de usuario, más dificil), y que hizo una separación entre los juegos de fútbol tipo arcade y los realistas. Examinemos pués a este peculiar título.

En los primeros años del Spectrum, los juegos de fúbol eran algo escasos, o por lo menos esa fué la sensación que me dió. Hubo bastantes joyas como "Match day" y su continuación. Sin embargo y a pesar de que el entretenimiento estaba asegurado, muchos de esos programas pecaban de muy poco realismo, tal como la inexistencia de faltas, fueras de juego, etc. Muchos usuarios se quejaban de lo fácil que era derrotar al ordenador, ya que como norma general (y aún sigue ocurriendo en muchos juegos de fútbol), hay una serie de jugadas y formas de chutar a puerta, que normalmente acaban en gol. Pues bién KO , venía a intentar paliar todos esos problemas, para empezar, y salvando la duración del partido (no duraba 45 minutos por parte obviamente), era de lo más realista posible. Los jugadores no podían controlar el balón de la manera tradicional hasta entonces, eso és con el esférico pegado al cuerpo de nuestro futbolista. En este juego el personaje iba pegando pequeños toques de balón, sin llegarlo a controlar del todo. Si dábamos un giro muy brusco sin darle un toquecito a la pelota en la dirección a la que queriamos que se dirigiese, lo más probable es que perdiesemos la posesión.

Bonita pantalla de carga del programa. Muy detallada

Aparte del tema de la posesión del balón, que hacía muy dificil ya de por sí vencer a la máquina. Teniamos faltas, penaltys, saques de banda y de esquina, y por supuesto, goles. Las faltas eran muy peligrosas, ya que el árbitro podía sacarnos tarjeta amarilla, o roja, en el supuesto de que estuviesemos ya amonestados. Si se daba el caso de que nos expulsasen a un jugador, tendríamos que seguir el resto del partido con un hombre menos en el campo, aumentando en muchos más enteros la dificultad que teníamos para al menos llegar al área del rival. Un particular que hasta ese momento apenas se había explotado, es el tema de las repeticiones de las mejores jugadas, en este caso los goles. El árbitro aparecía como personaje corriendo por el campo, y no era un ser "sobrenatural" que nos deleitaba con el estridente sonido de su silbato.

Los gráficos eran un poco sosos

Como suele ser normal en los juegos de deportes, y más si es fútbol, permite un modo de 2 jugadores bastante divertido, si bien es cierto, que si los 2 contrincantes son novatos, lo más probable es que acaben sus partidos con empate a 0, por no saber llegar y marcar. El portero lo controla la máquina, con sus ventajas e inconvenientes de este sistema. En general el que el guardameta sea controlado por el ordenador, tiene más ventajas, ya que evita el problema del "tránsito" de jugador a portero en el caso de un tiro lejano, que seguramente acabaría en gol por no darnos cuenta de que hemos cambiado del defensa o centrocampista al portero. Los problemas de este sistema, consisten en la facilidad de marcar, una vez que se le encuentra el punto débil al algoritmo de programación de ese personaje (lo que se decía antes como "coger el truco).

GRAFICOS

A pesar de que se trata de una versión tan jugable y adictiva como las más famosas de Atari St y Amiga, la conversión de Spectrum tiene unos gráficos un poco lamentables. El color del verde resulta demasiado brillante y termina por hacer daño a la vista. Los jugadores y el balón son muy pequeños, y en general el conjunto no convence por carecer de detalles, limitándose a unas manchas que representan a los jugadores, un punto la pelota, y líneas que trazan el campo. El movimiento, por contra, es muy bueno.

SONIDO

Solo Fx, pitidos, chuts y poco más, olvidemosnos de algo de murmullo o sonido ambiente (lo cierto es que en aquella época era casi imposible). No tiene música.

DIFICULTAD

Enorme dificultad para vencer a la máquina, debido al control que a muchos usuarios desesperó. Por mi parte me encantaba el toque del balón, si bien es cierto que los pases era como jugar a la ruleta, solo de suerte te salía uno bien. El adversario por norma, controlaba perfectamente y llegaba a tu portería sin apenas dificultad (hasta que uno no le coja el tranquillo a los placajes y robos de balón).

EN RESUMEN

Un genial programa, que encandiló a una generación de jugadores, a partir de ese momento, se creó una división entre los juegos realistas, como este, "Sensible Soccer" y los más modernos "Pro evolution soccer", y los juegos arcade, más sencillos de usar y con más pretensión de entretener más rápidamente, su mayor exponente actual podría ser "Fifa international soccer". Por mi parte prefiero al primer grupo de juegos. A pesar de no tener muy buenos gráficos, este título logró captar la adicción y el espíritu de las versiones de los ordenadores superiores.

No hay comentarios: