En este enlace, encontrarás el objeto de esta página web, pulsa aqui

viernes, 8 de febrero de 2008

R-TYPE



En el año 1988, los matamarcianos de scroll lateral, era lo más típico en materia videojueguil. , una empresa hasta entonces desconocida, diseñó y programó un magnífico juego relacionado con esta temática y desarrollo. Su éxito en las recreativas fué absoluto y total. Se trataba de R-Type.


El punto más destacado de este título, era la más que subida dificultad, la gran cantidad de enemigos que se observaban en la pantalla, los superenemigos finales ocupando gran parte de la zona de acción y sobre todo, el superláser o beam que nuestra nave montaba de serie, y que nos permitía destruir concentraciones de enemigos con un solo disparo.



La pantalla de carga era muy similar al extraterrestre de "Alien"


La versión de Spectrum, no tardó en salir junto a las de otros microordenadores. La gente, en especial usuarios de otras plataformas, se mostraba muy escéptica respecto a la calidad que iba a tener la conversión al ordenador de Sinclair. Muy pronto se callarían las voces que hablaban acerca de la pobre calidad que iba a tener el programa.


Nada más cargar el programa, aparecen los datos técnicos de nuestra nave (R-9) y una pequeña introducción en la que se nos dice que el futuro de la Tierra está en nuestras manos, ya que el Imperio de Bido (así creo que se llamaba), nos ha tomado como su siguiente objetivo militar. La nave más poderosa del planeta se enfrentará a toda la flota espacial de dicho Imperio. Estando así las cosas, nos ponemos en marcha.



Los gráficos son bastante buenos


Tras unos pocos metros de vuelo en solitario por el espacio, nos comienzan a atacar las hordas de enemigos, estos consisten generalmente en naves tipo "mosca" robotizadas (algo similar a lo que ocurría en "Galaxian"). Normalmente no suelen dispararnos, solamente se limitan a volar moviéndose frenéticamente hacia los lados. También hay muchos enemigos que andan por el suelo, siendo del tipo robot. Estos últimos sí que nos disparan , si bién es cierto que no tienen mucha puntería (por lo menos en las primeras fases del juego). El escenario es un punto a tener en cuenta, ya que no solo volaremos por el espacio abierto, si no que además habrán zonas en las que nos encontraremos suelo e incluso techo (volaremos por el interior de una base alienígena). Ni que decir tiene que el darnos de bruces con alguna de esas estructuras, así como otras que existen , tipo torretas de vigilancia o protuberancias extraterrestres, nos quitaría una de nuestras vidas.




Esta es nuestra nave, la R-9



Hablemos ahora de nuestra nave, la R-9. La más avanzada tecnología terráquea se vé plasmada en este vehículo de combate espacial. Se distingue de los artefactos más convencionales en dos puntos fundamentales. El primero consiste en la posibilidad de poder capturar y asimilar aparatos aligenígenas, que potenciaran nuestro sistema de armamento, así como nos proporcionaran una tremenda ayuda, al poder dirigirlos a nuestra voluntad, al sitio donde más enemigos se acumulen. Estos ingenios, se consiguen destruyendo algunos tipos especiales de naves del adversario, que dejarán como resto flotando en el espacio estos items. El segundo punto, consiste en el superláser. Con este arma, teniendo el botón de fuego pulsado, la barra que hay situada en la parte inferior y que está marcada como "beam", se irá llenando, cuando esté completa, podremos lanzar una ráfaga de tamaño considerable, capaz de arrasar con todos los enemigos de pequeño tamaño que se encuentre, así como dañar de manera considerable a los más grandes.





Algunos enemigos son muy grandes



Multiples ingenios alienígenas nos ayudarán en nuestra aventura

Como buen matamarcianos que se precie, también nos las veremos con los enemigos de fin de fase. En general este tipo de monstruos, tienen un tamaño descomunal, y requieren una gran cantidad de impactos para poder derrotarlos. Generalmente el principal peligro reside en las oleadas de pequeños enemigos que van apareciendo para entorpecer la labor de destruir a su lider, por norma, los jefes se basan en su tamaño para atacarnos con tentáculos, garras o lanzándonos objetos. A pesar de todos los problemas, no debería ser dificil superar a estos monstruosos adversarios usándo el superláser.

GRAFICOS

Los gráficos en este juego, son sensacionales, clavados a los de la recreativa, con un colorido más que aceptable, y una suavidad de movimiento sensacional. Apenas si existen efectos de colisión de colores, y la animación es casi perfecta. Los efectos tales como explosiones y disparos, se han conseguido con muy buen resultado. Solo sufre una pequeña ralentización cuando nos enfrentamos al superjefe final.

SONIDO

Apenas tiene música, pero los efectos sonoros son bastante aceptables. En especial los más escuchados, los disparos y las explosiones. El sonido del superláser recargándose es muy fiel al de la recreativa.

DIFICULTAD

Extraordinariamente dificil. Solo tenemos unas pocas vidas para poder derrotar a la flota alienígena. Es más probable que perdamos la partida en las primeras fases, debido a la gran dificultad. Aunque con mucha práctica podremos avanzar cada vez más y más. Pasárselo es todo un reto.

EN RESUMEN

Una magnífica conversión de una recreativa, que en aquel momento arrasaba en los salones. Con unos gráficos y suavidad de movimiento muy bien conseguidos, un colorido más que aceptable y un sonido que cumple (sin hablar de la dificultad, calcada a la máquina), tenemos otra excelente conversión, que demostraba que el Spectrum era capaz de versionar incluso los juegos más exigentes.


No hay comentarios: