En este enlace, encontrarás el objeto de esta página web, pulsa aqui

miércoles, 20 de febrero de 2008

RAINBOW ISLANDS


Hace ya tiempo hablé sobre Bubble Bobble, un juego en el que se manejaban a unos dragoncitos que disparaban burbujas para aprisionar y eliminar a los enemigos que les aparecían. En aquel entonces, poco se sabía acerca de lo que sucedió con los protagonistas Bub y Bob, después de acabar con el brujo que rapto a sus novias. Con la aparición de su continuación unos años más adelante, podremos saber que sucedió tras librarse de la apariencia de dragones.


La historia es la siguiente, las islas del arco-iris, donde viven nuestros amigos, han sido invadidas por cientos de enemigos, por si esto fuera poco, estas se están hundiendo poco a poco en el mar. Nuestro trabajo consistirá en ahuntar a toda esa tropa de indeseable y salvar a las islas de su colapso total.



Pantall de carga del programa


El número de niveles del juego son 10, cada uno de ellos teniendo 4 subfases y un jefe final.Cada uno de esos niveles, corresponde a una isla que hay que visitar, cada una de ellas tiene una temática diferente. Comenzamos en la isla de los insectos, donde la temática estaría clara. Moscas, avispas, arañas y demás enemigos asociados tratarán por todos los medios detener nuestro avance.



Los arco-iris servirán para encaramarnos a muchos sitios




Con respecto al avance, este se hace de abajo a arriba en todas las fases, para subir disponemos de múltiples plataformas a las que encaramarnos con nuestro salto, así como nuestros arco-iris, disparando con ellos, formaremos un arco sólido por el que poder andar con nuestro personaje, podemos encadenar varios de ellos haciendo una pseudo-escalera, pero mucho ojo con saltar sobre los arco-iris, ya que esto provocaría que su destrucción y caida (con la nuestra, ya de paso). Estos luminosos efectos también nos valen para eliminar enemigos o atraparlos dentro del arco, un impacto directo del arco-iris, convertirá a los monstruos en rica fruta que incrementará nuestra puntuación, otras formas de acabar con los adversarios es destruyendo nuestros arco-iris, para que los restos caigan sobre los desdichados malvados.

Los arco-iris también sirven como plataformas


El efecto de este arma-plataforma no es permanente, si se queda un rato sin destruirse, desaparecerá por sí solo. Hablando del tiempo, al igual que en Bubble Bobble, el juego nos daba una señal de advertencia si tardabamos más de la cuenta en pasar una fase, y al poco tiempo, una monstruosa ballena indestructible nos perseguía incansablemente hasta acabar con nosotros, aquí no nos perseguirá un monstruo, simplemente la pantalla se irá inundando por la parte inferior, de manera cada vez más rápida, obligándonos a correr y subir lo más deprisa posible para no ahogarnos.
El colorido del juego era estupendo


Algunos items aparecerán por la pantalla, como las estrellas, que al lanzarle un arco-iris, se destruyen expandiendose en todas las direcciones y acabando con todos los enemigos que alcance algún pedazo. Cada pantalla, tiene una numeración que vá de 1 a 6, y nos sirve para saber cuan cerca del final de la fase estamos, comenzamos en el 1, y el 6 sería el final de la pantalla. En la escena del final, un baúl nos colma de frutas y regalos para que subamos nuestra puntuación unas cuantas cifras.
Los enemigos finales, serán versiones de gran tamaño de los pequeños advesarios que hemos encontrado a lo largo del periplo por esa isla. Podremos destruirlos con facilidad si tenemos en nuestro poder las pociones que permiten disparar varios arco-iris encadenados a la vez, ya que en ese caso solo tendriamos que lanzarlos por encima de sus cabezas para luego derribarlos y que le quiten vida al jefe final.
GRAFICOS
Bastante buenos y parecidos a la recreativa que salió por la misma época. El colorido está bien pensado y no provoca excesivas colisiones de colores. El juego tampoco se ralentiza en exceso. El movimiento resulta suave y los enemigos son numerosos en la pantalla sin que se note brusquedad alguna en el mismo.
SONIDO
Estupendo. Tiene una melodía simpaticona y bien lograda, además de unos efectos sonoros agradables de oir, en esto si que ha recogido el testigo de su antecesor Bubble Bobble, con sus música y efectos geniales.
DIFICULTAD
Muy medida y ajustada. Sin tener mucha práctica podrias llegar a la tercera o cuarta isla, practicando un poco llegarás más lejos sin dudarlo, y si uno se propone acabarlo, lo acabará más pronto que tarde. A pesar de ser una dificultad que aumenta exponencialmente a medida que avanzamos, no deja de ser superable con la práctica.
EN RESUMEN
La segunda parte de Bubble Bobble, ahora con personajes de carne y hueso (unos niños), volvió a dejarnos con la boca abierta en cuanto a jugabilidad y adicción. Con unos gráficos muy buenos, un sonido espectacular y una dificultad muy bien medida, la suma nos proporciona un sensacional programa, quizá ligeramente descafeinado por no haberse incluido la opción de 2 jugadores simultáneos, pero que mejora la forma de jugar que vimos en Bubble Bobble muchos enteros.

No hay comentarios: