En este enlace, encontrarás el objeto de esta página web, pulsa aqui

martes, 26 de febrero de 2008

WONDER BOY





En 1987, Activision volvió a la carga con Wonder Boy, un divertidisimo arcade realizado por una incipiente Sega, que causó furor en los salones recreativos de medio mundo.
En la historia, asumimos el rol de un cavernícola que debe rescatar a su novia, ya que ha sido raptada por un monstruo. Nada nuevo en el frente nos trae la historia, así que vayamos a comprobar que tal salió la conversión de Spectrum.
Lógicamente el programa es monocromático


Comenzamos la partida, animados por una alegre musiquilla. Nada más comenzar, observaremos un cartelito con el número "1", esto es un checkpoint, o punto de control, al cual regresaremos en el caso de perder una vida. Hay varios puntos de control diseminados por la fase, variaran el número que incluyen en el cartelito, conforme más avancemos. A pesar de ser un troglodita, no disponemos de armamento, a priori, para poder defendernos y atacar a los presumibles enemigos que saldrán. Pero encontraremos un huevo (si, y por el tamaño debe ser de avestruz), el cual al cascarlo, nos dejará de regalo un hacha lanzable, no tendremos que preocuparnos de la munición, ya que tenemos infinitos hachas a partir de ese momento, pudiéndole cascar el cráneo a cualquier enemigo que se nos cruce.

Los escenarios están aceptablemente recreados
Los huevos, además nos ofreceran regalos a partir de ese momento, como norma general serán del tipo monopatín (nuestro personaje coge un monopatín y puede avanzar mucho más velozmente, pero no puede detenerse completamente) o invencibilidad (un hada madrina nos dá limitada invulnerabilidad a enemigos). Si perdemos una vida, volveremos a estar desarmados, aunque por fortuna, los programadores tuvieron el detalle de añadir un huevo cercano al lugar en el que nos encarnamos, conteniendo otro precioso hacha.
Es muy importante observar la barra superior de energía (está rotulada como "vitality"), y que va descendiendo poco a poco con el tiempo, o mediante el contacto con elementos de la pantalla, que no son mortales en sí, pero que nos harán perder una gran cantidad de energía de golpe, estos objetos son rocas fundamentalmente, el salto sobre ellas nos evitará tropezar y perder energía. Como aunque no tengamos ningún tropiezo, la energía disminuye a un ritmo relativamente rápido, en un par de minutos nos quedariamos sin vitalidad, y en consecuencia, perderiamos una vida, para evitar este trágico fin, debemos de alimentarnos con las frutas y verduras que el juego hará aparecer conforme vamos corriendo, no siempre aparecen en la misma posición, ni siquiera alineadas, dificultándonos su recogida. Por si fuera poco, la fauna de las fases que vamos a visitar, avispas, serpientes, pulpos, caracoles, etc. se interpondrá en nuestro camino, intentando que no avancemos, eliminarnos y evitar que consigamos fruta para recargar nuestra energía.
Hay un número de fases pequeño, solo 4 con sus correspondientes subfases. Al final de cada fase nos enfrentaremos al enemigo final de fase , que es un secuaz del monstruo último del juego. A pesar de ser relativamente corto, no se podrá completar en poco tiempo, debido a las pocas vidas de las que disponemos para realizar toda la aventura.
GRAFICOS
Regulares, la escenografía del programa está realizada de una manera bastante fiel al original, si bien es cierto que los sprites a veces se confunden con los fondos, al ser totalmente monocromático. El movimiento resulta algo brusco en comparación con la máquina original. A pesar de todo conserva el sabor de la recreativa en los gráficos.
SONIDO
Apartado notable el del sonido. Curiosamente, donde la mayoría de los juegos de Spectrum fallan. Una banda sonora bastante buena y animada, y la gran variedad de sonidos Fx, simpáticos y de buena factura, componen el grueso del audio de la cinta.
DIFICULTAD
Como observaba anteriormente, no es nada fácil pasarse el juego, ya que solo tenemos 3 vidas para completar 16 recorridos (4 fases X 4 subfases cada una). Además el juego de por sí es dificil, teniendo que observar a los enemigos que nos atacan y a la barra de vitalidad, y lógicamente la dificultad aumenta a medida que superamos fases (por ejemplo mostrando menos fruta y más enemigos y obstáculos). Teniendo en cuenta todos estos puntos, se le puede considerar un juego realmente complicado y dificil.
EN RESUMEN
Wonder Boy llegó al Spectrum en su año más importante, en el momento justo en que estaba en la cima de la informática doméstica por ventas. Su aportación a este ordenador fué grande, pero no se trató de un programa que se pueda considerar una obra maestra, un buen juego, muy divertido, pero nada más.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo tuve este juego en cartucho MSX, esto da la medida de las diferencias reales entre máquinas, viendo las pantallas de Spectrum. La versión MSX sí fue una auténtica obra maestra con unos gráficos magníficos a todo color, con un sonido brillante que dio origen a toda una saga de juegos. Tuvo conversiones a prácticamente todos los sistemas de la época incluso para la NES, de su archienemigo por aquél entonces Nintendo y esta fue la versión más cercana al arcade original.

Y por lo que veo, este programa sufrió la plaga de tener en la carátula fotos de otros sistemas, para vender mejor. Eso es algo que odié siempre.

Pjmoltij dijo...

La versión Spectrum no era mala, eso sí, como en el 80% de los juegos de este ordenador, los gráficos no podían ser nada más que monocromos. Por otro lado, los Amstrad podían manejar más colores que el Spectrum, pero al ser a resoluciones más bajas perdía mucha calidad (los típicos refritos de píxeles de aquellos años en juegos de CPC). C64 y MSX merecen un calificativo aparte porque eran ordenadores técnicamente muy superiores. Lástima que aquí en España el MSX estuviese muy desaprovechado, dedicándose solo los desarrolladores españoles a hacer ports de versiones de Spectrum.

Por cierto, el MSX-2 (lo probé en aquellos años) era y sigue siendo para mí una de las mejores máquinas de 8 bits que haya visto, aunque mi pequeñajo negro sea el más querido por mí.