En este enlace, encontrarás el objeto de esta página web, pulsa aqui

viernes, 28 de marzo de 2008

DON QUIJOTE





En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme... . Que mejor manera de comenzar un artículo dedicado a una de las más grandes obras narrativas de la literatura española, pero ¿se trata de una obra o de un videojuego?. Dinamic volvió a sorprendernos realizando la única adaptación del libro de Cervantes a un programa de ordenador. Veamos si al texto le sentó bien el pasar de estar impreso en papel, a estar embutido en un amasijo de unos y ceros.


Pantalla de carga del programa
Este juego fué una de las primeras aventuras conversacionales españolas que aparecieron en nuestro país, con éxito comercial. Si has leido el libro , no te resultará dificil reconocer ubicaciones y situaciones que están perfectamente plasmadas en el juego. En el caso contrario, lo más probable es que te parezca una aventura correcta, aunque algo rara en la historia.
Porque la historia no es exactamente la misma que en la obra de Cervantes. Casi todos los que no la han leido, conocen las anecdotas de los molinos de viento-gigantes, la ínsula de Sancho Panza, las alucionaciones de Don Quijote y alguna cosa más. Pero hay más en este programa, muchas de las situaciones (no todas, obviamente) que la gente suele desconocer del texto original y que no son menos divertidas que las antes mencionadas, incluso alguna que se sacaron de la manga los programadores.
Obviamente, tomamos el papel de Alonso Quijano, el cual tras haberse dedicado a leer y releer libros antiguos de caballería, ha decidido emular a los héroes de antaño y salir a desfacer entuertos por toda la geografía nacional, siempre en nombre de su amada Dulcinea del Toboso.

El juego es una aventura conversacional algo más completa

El juego, nada más cargar, nos muestra una pequeña presentación (comenzando con las celebres palabras de Cervantes), e inmediatamente tomamos el rol de Alonso Quijano nada más sucumbir a la locura que le atenazó en toda su aventura. El sistema de juego es el típico de las aventuras conversacionales, es decir, teclear comandos en modo texto (normalmente usando verbos en infinitivo y sustantivos). Disponemos de inventario y posibilidad de guardar partidas en algún momento determinado (para lo cual en aquel entonces, era recomendable tener una cinta virgen para almacenar los bloques de carga). Sancho Panza, nuestro fiel escudero, nos acompañará casi desde el comienzo de la aventura, y al igual que el Doctor Watson haría con Sherlock Holmes unos siglos literarios después, sus consejos y ayuda nos serán de grandísima utilidad para salir con bien de numerosos atolladeros. Los comandos para moverte por los escenarios son los normales de Norte, Sur, Oeste, Este y derivados (Sudeste, Sudoeste, etc...).

Gráficamente está ligeramente por encima de la media conversacional

Logicamente casi todas las descripciones están en modo texto, aunque los gráficos que acompañan a las descripciones, nos daran un esbozo de la situación en la que nos encontramos (por cierto los gráficos no están nada mal diseñados). Al igual que en la novela de Cervantes, el programa se divide en 2 partes (de carga separada), accesible la 2º mediante una clave. Conforme se va avanzando en el juego, se irá descubriendo el objetivo de cada una de las partes de carga.
GRAFICOS
Son pantallas estáticas, generalmente con pocos colores y poco detalle, aún así, el nivel mostrado por esta aventura es mayor que el nivel medio mostrado por este tipo de juegos. Se agradece la inclusión de gráficos en todas las pantallas (No todas las aventuras lo permitían).
SONIDO
Las aventuras conversacionales no disponían de sonido, salvo algún pitido o efecto menor en escasísimas ocasiones.
DIFICULTAD
El juego es dificil. A pesar de contar con la ayuda de Sancho, las situaciones y las probabilidades de morir ante cualquier tontería son altas y nos tendrían constamente grabando los progresos para impedir caer en la siguiente toma de decisiones. A esto se le añaden algunos bugs que el programa poseía, y que podían hacer que no apareciesen algunos objetos cruciales, y por lo tanto impedirnos continuar con la aventura.
EN RESUMEN
Tras los primeros intentos por parte de Dinamic de realizar una aventura conversacional digna, "Don Quijote" fué lanzado con el mínimo de calidad necesario para convertirse en el primer juego de este tipo con algo de éxito en España. A continuación, el sello AD (subcontratado por Dinamic), se encargaría de esta línea de programas, elevando el género a alturas insospechadas de aceptación y calidad.

No hay comentarios: