En este enlace, encontrarás el objeto de esta página web, pulsa aqui

miércoles, 16 de abril de 2008

LA ABADIA DEL CRIMEN







En 1988, Opera saca un título programado por el genial Paco Menendez, que con el paso del tiempo, ha sido visto como el techo de la calidad del software español, "La abadía del crimen".
Pensado como una adaptación del libro "El nombre de la rosa" de Umberto Ecco, no pudo obtener el juego las licencias necesarias para usar dicho nombre. Dió igual, se trató de una obra maestra de la programación, al igual que el libro lo fué de la escritura.
Una combinación de colores algo rara para la pantalla de carga
La historia es la siguiente: Encarnamos el papel de Fray Guillermo de Occam, acompañados por nuestro discípulo Adzo, nos dirigimos a una abadía de frailes benedictinos para asistir a un congreso teológico (en plena Edad Media) donde van a asistir altos cargos clericales. Sin embargo, nada más llegar, nos encontramos con el panorama de que han sucedido una serie de muertes poco normales de varios monjes. El abad nos encomienda la labor de buscar al posible culpable antes de que lleguen las autoridades de Roma. Dispondremos de 7 días con sus 7 noches para averiguarlo.
La ambientación era extraordinaria
El problema principal de toda la historia es muy simple, vamos a investigar los asesinatos de los monjes, es cierto, pero también formamos parte de esa comunidad religiosa, así que nos va a tocar realizar las tareas propias que cada religioso tiene que hacer con regularidad, ir al comedor, orar, dormir (sin salir de la celda por las noches), etc. Cada una de estas rutinas nos viene avisada por un pequeño rótulo y unas campanadas que nos indican la acción a realizar. Es muy recomendable dejar todo lo que estemos haciendo para acudir a la llamada (algo similar a lo que sucedía en "The great escape" con los toques de timbre en el campo de concentración), ya que de lo contrario, el abad se pondrá a buscarnos y nos dará una reprimenda. Si hemos faltado en varias ocasiones a misas o comidas, el abad nos despojará de la misión y nos expulsará de la abadía, acabandose así el juego.
Los gráficos son impresionantes
El juego, tiene una vista isométrica desde la que tenemos un panorama más o menos completo de la estancia o fracción del edificio (que es enorme) en la que nos situamos. Podemos recorrer con cierta libertad muchas de las pantallas que componen el mapeado de este programa, si bien es cierto que a algunas de las habitaciones (como la biblioteca) no podemos acceder si no es con un permiso, claro que es posible realizar algún subterfugio para colarnos a investigar. Aunque Adzo nos siga, en pequeñas ocasiones podremos manejarlo o usarlo para nuestro beneficio, por ejemplo, distrayendo a otros monjes mientras incumplimos el mandamiento "No robarás".
Nuestra celda, grande pero espartana
En algunas ocasiones, se nos acercará algún monje y nos contará una historia o nos dará una pista, que nos permitirá avanzar en el juego, también podremos preguntarles directamente a ellos. Por otro lado, los rótulos de información nos dirán que están haciendo los monjes en ese momento , así que podemos aprovechar su estancia en determinado lugar, para inspeccionar otros que han dejado libres, y que con su presencia obstaculizaban nuestra investigación.
El personaje más peligroso es el abad. Se mueve por la abadía como pez en el agua, y no dudará en expulsarnos de ella si no dejamos de incumplir las normas del vetusto edificio. Será en momentos puntuales (como en salir de la celda de noche), cuando tendremos que tener extremado cuidado en esquivarlo y que no nos vea.
GRAFICOS
IMPRESIONANTES, así con mayúsculas. La ambientación y la estructura del edificio, además de ser excelentes, colaboran de manera activa en sumergirnos en la opresiva atmósfera de un convento en plena Edad Media. Como punto en contra (que no negativo) la combinación de colores (azul y amarillo) durante el día, llega a cansar la vista al rato de estar jugando ya que se trata de colores muy brillantes. El control de nuestros personajes puede ser confuso al comienzo, pero una vez acostumbrado, se revela como muy bueno.
SONIDO
Magnífico, tanto la música que suena al comienzo , como los Fx están realizados de manera magistral, las campanas, los rezos, los sonidos de pasos cuando andamos entre las sombras... No se ha descuidado ni un solo detalle, y todo en calidad 128 KB.
DIFICULTAD
La abadía es enorme, además de la parte "visible" del mapeado, se incluyen laberintos, pasadizos y habitaciones secretas, que habrá que explorar. Además la presencia del abad como si de un guardia de seguridad se tratase, la obligación de asistir a misas y comidas, así como la limitación del tiempo (7 días), nos darán más de un quebradero de cabeza. La dificultad pués se puede considerar como gigantesca, pero, tenemos un pequeño as en la manga, la posibilidad de guardar partidas y continuarlas más adelante, un pequeño alivio para poder completar la aventura.

EN RESUMEN
En 1988, fué calificado este juego como el mejor juego del año por la revista Microhobby. Un poco más adelante como el mejor juego de todos los 8 bits, y mucho más adelante, es considerado como uno de los mejores juegos de la historia de los videojuegos. Se han realizado muchas conversiones y remakes para PC, que dan un toque mucho más moderno al programa, pero principalmente se remodelan los colores. El apartado gráfico apenas se ha tocado, demostrando lo avanzado que estaba en su tiempo este juego. Una OBRA MAESTRA. Amén.

No hay comentarios: